Este texto es entero una opinión personal, espero no ofender a nadie. 
Hoy he leído en instagram como se atacaba a una mamá por presentarse a un concurso de blogs en la categoría de Ciencia y Educación. 
El blog en cuestión (tigriteando.com que por cierto,os recomiendo) es un blog sobre maternidad y educación de los pequeños en casa. Estos premios tienen una categoría como he dicho antes que se llama Ciencia y Educación y esta engloba según sus bases “Algunas de las temáticas que pueden tener cabida son, por ejemplo: divulgación científica, educación vial, pedagogía, maternidad y crianza, etc. “
Pues bien, no entiendo el por qué de este ataque.
No sé si sabréis que soy Maestra de Educación Infantil, adoro mi trabajo y me encanta estar con  los pequeños en el aula. Me encanta hacer lo que hago y estoy orgullosa de hacerlo, pero eso no quita a que le dé mucha, muchísima importancia a la educación que se da en la casa. 
Creo que la base de una buena Educación (con mayúscula) se asienta en el seno familiar. Las instituciones educativas y las personas que trabajamos en ellas hacemos todo cuanto está en nuestras manos por educar y formar día a día a nuestros alumnos pero como digo, la familia es un pilar básico en este trabajo. Volviendo al tema del inicio, que una mamá se dedique en cuerpo y alma a sus pequeñas y que las motive siguiendo un método como puede ser en este caso el Montessori, me parece tan educativo y tan enriquecedor para otros papás como que yo suba imágenes de cosas que hacemos en nuestra aula. Son maneras diferentes de fomentar el aprendizaje pero no por ello dejan de ser educativas. 
Todo esto me lleva a otra reflexión sobre la etapa a la cual me dedico.
Sé que hay personas, incluso profesionales de la educación, que creen que la etapa infantil es simplemente, una etapa en la que los niños van al colegio a pasar el rato. Pintan, juegan y a casa. Qué pena señores míos! 
La escuela infantil, es un lugar de convivencia, transmisión de valores, establecimiento de pautas, fomento de creatividad e imaginación. Un lugar donde sentir y asentar unas bases para un futuro. Nuestros medios de trabajo son el juego, el cariño, el diálogo, la convivencia, para poder lograr nuestras metas previstas con unos alumnos tan especiales y difíciles. Sí difíciles, porque estas edades son importantísimas y el trato con nuestros pequeños, es una tarea de mucho trabajo y mucha dedicación. La dedicación de un maestro/a de Infantil en cualquiera de sus etapas es infinita.
Para realizar este trabajo has de amar esta profesión, no concibo ir todos los días al colegio sin este amor. 
Madre, maestra de educación infantil, psicopedagoga, y bloguera en su tiempo libre.

Quizás te pueda interesar: